"Nací felino y soy muy terco en mi camino. Soy un gato y al que no le guste que no mire más, que hay ciertas cosas que yo no puedo cambiar. Y al que no le guste mi color, mi forma de maullar, hay mil rincones donde se puede mirar. Soy un gato, tuve suerte, de no ser un ser humano de esos que sólo hacen daño".

viernes, 20 de enero de 2017

Petición, en proceso


Había olvidado lo que había escrito durante los últimos meses del 2015: ¿Olvidarme? ¿Independiente? ¿Segura? ¿Feliz? ¿En paz? y lo más insensato ¿Ya no amaba? ¿Ya no quería? ¿Él?

Ciertamente en ese momento lo sentí así pero gracias a mi indecisión y a ese pensamiento tan extraño en mí, quizá muy incomprensible; no cabía en mi mente que, con una persona que conocí y traté (hasta ese momento) durante casi cinco años pudiera simplemente alejarme sin una conversación. Sé que puede parecer estúpido, excusa, inconsciente, y hasta innecesario pero para mí era importante. En resumidas cuentas esa conversación retomó todo; durante casi un año regresé a ser esa mujer enamorada.

Comencé el año 2017 aún queriéndolo, pensándolo, extrañandolo pero mi exigencia, mi necesidad de ser más, me envio al cansancio y aparentemente no era la única cansada pero obviamente por razones distintas.

Hoy, hay muchas cosas que no logro comprender: ser egoísta es,
¿La característica esencial para llevar a las personas especiales en tu vida?

Intenté nuevamente despedirme con una gran sonrisa y un fuerte abrazo de la persona que conocía ahora por casi seis años, como dije (quizá incomprensible) lo necesitaba ¿Por qué? porque fue mi primer amor, porque realmente lo quise como mierda, porque acepto que no somos el uno para el otro pero quiero que sea feliz, porque lamento que no haya funcionado, porque no es alguien a quien quiera odiar y deseaba no serlo yo tampoco para él. Pero no se dio, me desconoció. Hay que ser egoístas, pensar en uno mismo ¿Para qué dar pie al pasado? ¿Para qué escucharlo? Sí, lo entiendo.

¿Por qué yo no pienso así?

Hoy, no sé si lamento algo porque de lo malo se aprende y lo bueno, lo disfruté sin duda.
Hoy, me pregunto si fue necesario considerarlo.
Hoy solo quisiera entender por qué mi deseo de que esté en mi mente como algo bonito. Quizá la realidad es inevitable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario